Domingo 26 de Septiembre de 2021

Hoy es Domingo 26 de Septiembre de 2021 y son las 16:33 FACEBOOK: Estacionurbana Radiourbana - TWITTER: @fmradiourbana - INSTAGRAM: urbanario3 WHATSAPP: 3571569969

31 de julio de 2021

Adoptar a un niño en Córdoba cuesta de honorarios entre los 70 y 360 mil pesos

Por Betina Rossi

Muchos sueñan con ser padres del corazón, sin embargo, a veces ese deseo se va derribando por el costo que posee y el tiempo de espera. Según pudo conocer Estación Urbana, los honorarios de los juicios por adopción se regulan entre treinta (30) y ciento cincuenta (150) jus y el valor del mismo es de $ $2381,02. Ante esta situación, el grupo riotercerense “Un Gesto de Amor” junto a cuatro agrupaciones, impulsa que el proceso sea gratuito y una buena noticia, es que el mismo ya llegó al Congreso de la Nación. Laly Jaime, integrante y referente nacional en el tema dio su opinión. También, relatan sus historias de vida José, como hijo adoptivo y Susana, como mamá del corazón.

“Interpretando que la adopción busca restituir los derechos de los niños, niñas y adolescentes a vivir en familia, hemos elaborado junto a otras referentes nacionales, un proyecto de “gratuidad en los procesos adoptivos”. La diputada Nacional Soledad Carrizo lo presentó en la Honorable Cámara de la Nación el 30 de abril del corriente año”, comentó a este medio Laly Jaime, integrante del grupo “Un Gesto de Amor”.

Para aquellas personas que desconocen la agrupación, Jaime relató que la misma empezó a formarse en el año 2012. Seguidamente, sostuvo que al principio solo se reunían para conocer testimonios de algunas familias pero que luego llegaron acompañamientos, proyectos trabajados con legisladores, capacitaciones en la temática, charlas en la Facultad de Psicología, exposición en diferentes grupos de Cba, etc.
“El fin del grupo fundamentalmente es poder andamiar a cada pretenso, ya sea matrimonio o monoparental a recorrer esta espera larga, pero que sea activa. Así cuando logren concretar la vinculación, estén lo mejor preparados posibles para sostener a ese niño, niña o adolescente que llega a sus vidas, porque tiene que saber que el niño deseado es totalmente diferente al niño real”, expresó Laly.

Requisitos para poder adoptar

Luego, la representante sostuvo que los postulantes creen que son muchos los requerimientos para la inscripción, pero deben saber que el Estado debe garantizar los derechos del niño, niña o adolescentes a vivir plenamente en una familia donde los protegerán y no vulnerarán nuevamente sus derechos. Seguidamente enumeró:
“-Los requisitos son, llenar dos planillas y una serie de certificados. 
- Tener 25 años. Cuando uno de los interesados sea menor de 25, podrá inscribirse si su cónyuge o conviviente cumple con la edad.
- Si es extranjero, tener residencia permanente en el país por un período mínimo de cinco años, anterior a la petición de la guarda. Este plazo no se exige a quienes poseen nacionalidad argentina o se hayan naturalizado en el país.
- Ser, por lo menos, 16 años mayor que la persona adoptada. No está reglamentada la edad máxima para ser adoptante, pero se prevé que los ciclos vitales de las personas adultas acompañen los ciclos vitales de niñas, niños y adolescentes.
Para más datos deben acercarse a Tribunales de Rio Tercero sito en AV. Peñaloza 1379 o llamar al 03571-434000 Int. 70362.”.

Se sabe que la mayoría de las veces, adoptar a un niño es un trámite engorroso y lento y que los postulantes tardan mucho para formar una familia. Respecto al tema dijo: “Eso depende de la disponibilidad adoptiva a la cual se hayan pre-inscripto. Hay seis diferentes subregistros, que van desde los rangos etarios de 0 a 18 años, grupos de hermanos y niños con dificultades médicas y/o discapacidad. La mayoría de los postulantes están anotados para niños hasta 6 años, y estos son los menos. Por eso si tenemos mayor disponibilidad adoptiva, más rápido será nuestro llamado”.

El relato de José 

La mamá de José estuvo cinco años bajo tratamiento y no lograba quedar embarazada. Él cuenta que sus papas se sentían solos y vacíos, por ello decidieron adoptar. El joven contó que ante lo legal se encontraron con muchas trabas, entonces analizaron la posibilidad de tener un niño en guarda, en ese contexto, el juez le explicó que el niño iba a estar bajo su cuidado como tutora durante un tiempo, pero que su familia biológica podría reclamarlo hasta los dos años. 
“Una vez que se comienza con los tramites de la guarda, le comentan que había un niño de 4 meses de vida que estaba desnutrido y era de Santa Rosa. La salud mía estaba comprometida, corría riesgo mi vida. Aun sabiendo eso, mi mamá decide traerme y arriesgarse”, dijo José emocionado. Luego, comentó que de la mano del pediatra Rodolfo Arribas logran sacarlo adelante. 
Los días pasaban y su madre adoptiva temía perderlo y fue allí cuando Dios le dio la oportunidad de convertirse nuevamente en madre, con una niña  proveniente de Santiago del Estero. “Finalmente nadie me reclamó y al mes y medio de estar en mi hogar definitivo llaman avisando que mi hermana también formaría parte de la familia. Fue todo un desafío, nos llevábamos 4 meses, ella cuando la trajeron tenía diez días”, dijo José. Luego comentó que a los dos años ya sabían que eran adoptados. El joven sostiene que es muy importante saber la verdad, conocer de dónde uno viene.
“La adopción es un acto de amor, y ese amor es lo que agradezco día a día. Yo pude cumplir con mi mayor deseo, ser papá y darles a mis dos hijos el afecto que a mí me dieron, les di una identidad. Soy un agradecido de la vida de la familia que me tuvo en ese momento, llevo con mucho orgullo mi apellido”, expresó feliz. 
Sin embargo y al cabo del tiempo, José comenzó a investigar su raíz. Así fue que años atrás inició su búsqueda, fue al Hospital de Santa Rosa, a la Municipalidad y allí conoció su apellido de origen. “Allí me di cuenta que mí búsqueda había terminado y que la historia que vivo es la que quiero escribir, mis papás son Elena y José, son los únicos que quiero y adoro, son grandes pilares en mi vida, los respeto mucho y son mi ejemplo de familia”, dijo.
Por último, adujo que las leyes de adopción en Argentina tienen que cambiar ya que no puede ser que una persona tenga que esperar 6 a 8 años para tener un hijo,   mientras hay niños a la deriva esperando tener un hogar digno. “Como niño adoptado deseo que esos niños tengan la misma posibilidad que tuve yo, papás del corazón me llenaron de valores y de principios y hoy soy lo que soy gracias a ellos”, puntualizó José. 

Mamá del corazón

Susana es una de las tantas mamás del corazón que hay en Río Tercero. Con mucho amor comentó su historia. “Cuando yo tenía 30 años vivíamos en Misiones y una pareja conocida tenía cuatro varones y una beba de once meses. Por circunstancias la mamá se va, los abandona en una comisaría y el padre va a mi domicilio y me pide que le crie a su hija. Sabía que la íbamos a criar con mucho amor, siempre la amamos, yo no lo pensé dos veces su padre la trajo y al instante era parte de mi familia”, dijo la señora. Luego, comentó que realizaron los papeles de adopción y a los tres meses ya tenían el trámite listo. Cuando ellos la recibieron la pequeña no estaba inscripta en el registro ni tenia DNI y por ello le eligieron su nombre. 
“Yo tengo tres hijos biológicos y ella se crio junto a ellos sabiendo siempre que era adoptada, nunca tuvo problemas y siempre supo la verdad. Mis hijos la atendieron y la cuidaron mucho. Cuando la trajimos con once meses apenas pesaba seis kilos, la tuvimos dos años en tratamiento y recién a los dos años empezó a cortar los dientes de lo desnutrida que estaba, vivía en el medio del monte”, relató la mujer.
Karina, pudo conocer a su padre biológico y hoy con 36 años tiene dos hermosos hijos y vive en Río Gallegos. 

COMPARTIR:

Comentarios

', {'name':'b'}); ga('b.send', 'pageview');